9 Consejos para controlar la ira

Es normal que cuando tenemos un mal día el temperamento se exalte fácilmente, pero también puede tener consecuencias desastrosas si no sabemos controlarlo. Uno de los aprendizajes más útiles para nuestra vida, es el de controlar las reacciones ante situaciones estresantes. Pon en práctica los siguientes consejos.

1. Piensa antes de hablar: en el momento en el que se presentan inconvenientes, es muy posible que digamos cosas de las cuales nos arrepintamos más tarde. Trata de organizar tus pensamientos antes de decir algo y deja que los otros hagan lo mismo.

2. Expresa tu ira: no es algo sano que te tragues las emociones, incluyendo tu ira. Expresa tu descontento cuando te encuentres más calmado y cuando estés en la capacidad de pensar con sensatez. Manifiesta con claridad tus necesidades y los aspectos que te molestan.

29,1

3. Ejercítate: la actividad física es el mejor medio para reducir la cantidad de estrés a la que te enfrentas a diario. Incluye en tu rutina cualquier ejercicio que te ayude a liberar las tensiones, así tus reacciones serán menos explosivas y dañinas.

4. Tómate un tiempo fuera: un hábito bastante saludable a nivel físico y mental, es darte espacios para descansar de las actividades que realizas a diario, sobre todo cuando te sometes a una rutina estresante. Un momento de calma puede evitar que tengas sobresaltos de ira o irritabilidad durante el día.

5. Identifica posibles soluciones: en vez de enfocarte en lo que te hizo sentir enojado, concentra tu atención en resolver el problema. Haz planes, establece acuerdos y organiza mejor tu tiempo, así los contratiempos se presentarán con menos frecuencia, la ira no arregla nada, pero sí empeora mucho las cosas.

6. No culpes a las personas por lo que pasa: criticas y repartir culpas es bastante fácil, pero asumir que has hecho algo mal no lo es. Trata de ser justo y respetuoso, incluso en los momentos en que es difícil controlar tu temperamento.

7. No te quedes en el problema: está bien, tuviste un conflicto o una situación en la que discutiste con otra persona y ambos dijeron palabras hirientes. Lo que no debe suceder es que te quedes estancado en ese momento y que empieces a alojar rencores que nada te aportan. Aprende a perdonar y a dejar los problemas de lado para seguir adelante con tus relaciones.29,2

8. Libera la tensión con tu sentido del humor: la manera más eficaz para solucionar un momento de ira, es usar un poco de humor para romper con la tensión el momento. Cualquier frase que haga que los ánimos se relajen será útil y mucho más productiva que un episodio descontrolado de ira, eso sí, cuídate de no ser sarcástico porque eso puede empeorarlo todo.

9. Ten herramientas para relajarte: sea la meditación, alguna técnica de respiración o un momento al aire libre, pueden evitar que hagas daño con tus palabras o tus acciones en un momento de emociones alteradas. Es conveniente que te retires por unos minutos para calmar tus ánimos y poder pensar con más lucidez en lo que harás o dirás.