Haz más amigable tu rutina de la mañana

Si normalmente te sientes desanimado al empezar el día y el de tu alarma es el peor sonido que puedes escuchar, tal vez hay algo que no funciona en tu rutina de la mañana. Si quieres que tu día a día sea menos traumático cuando debes levantarte temprano, sigue los siguientes consejos que te ayudarán a levantarte con más energía.

Estiramientos: después de dormir, has pasado varias horas en estado de sedentarismo, así que es una buena idea que muevas tus músculos para que el cuerpo y el cerebro se activen desde muy temprano; no importa la edad, esta es una práctica muy saludable.

27,1

Incluye proteínas en tu desayuno: aunque el cereal es bastante común en la hora de la mañana, tal vez no sea la mejor elección. Procura reemplazarla por alimentos que sean ricos en proteína como los huevos o los frutos secos, de esta forma tu cuerpo tendrá más actividad interna y te sentirás más despierto durante el día.

Programa tu día con anticipación: durante la noche, dedica unos minutos a pensar en las cosas más importantes que harás durante el día siguiente. Si es posible, elige la ropa que usarás o haz una lista de los pendientes que tienen mayor prioridad.

Ilumina el espacio: sea natural o artificial, la luz es una señal que le envías al tu cerebro para que empiece a activarse y deje de producir melatonina, la hormona que regula el sueño. Prende las luces o abre las ventanas para que tu día empiece.

Haz ejercicio: la actividad física te hace más fuerte física y mentalmente y te hace vivir por mucho más tiempo. Las personas exitosas y activas suelen tener rutinas de ejercicio antes de ingerir el desayuno; empieza tu día con un poco de movimiento.

Deja de suspender las alarmas: cuando pasamos 5 minutos más en la cama, nuestro cuerpo se desactiva aún más y te hace sentir más adormilado. Cuando suene tu alarma, levántate y realiza alguna actividad que te despierte.

27,2

Elige un tono de alarma agradable: el molesto sonido de la alarma puede ser una de las razones por las que tanto te cuesta levantarte. Elige como sonido un tono que sea agradable o una canción que te guste y te haga sentir bien. Si interrumpes tu sueño de una forma más amigable, tal vez tu temperamento sea mejor durante el día.

Toma agua: una sensación bastante desagradable, es la de tener la boca seca en las horas de la mañana. Esto es señal de que todo tu cuerpo se encuentra deshidratado después de una noche entera de sueño, así que debes tomar uno o dos vasos de agua para devolverle la hidratación a tu cuerpo y despertarte un poco.

Cambia tu actitud: la actitud es la clave para todo lo que hacemos a diario. Tener pensamientos agradables, algo tan sencillo como eso, puede ser el secreto para que tus mañanas dejen de ser desastrosas. Empieza el día con palabras que te motiven y observando alrededor todos los privilegios de los que gozas.