Tips para mantenerte sin problema en la dieta

Cambiar de hábitos alimenticios es uno de los retos más grandes a los que se enfrentan muchas personas con problemas de peso, o que simplemente quieren sentirse mejor con su apariencia. Los siguientes consejos te ayudarán a asimilar de una forma más positiva las modificaciones que se hacen dentro de un régimen alimenticio diferente al usual.

Consume agua o bebidas sin calorías:

Cuando sientas el impulso de comer algo que está fuera de los límites de tu dieta, procura beber un vaso de agua o cualquier otro líquido que esté libre de calorías.

Elige bien las comidas nocturnas:

Uno de los grandes problemas al enfrentar una dieta, es que por muchas personas tienen como rutina comer grandes cantidades durante la noche. Debes ser cuidadoso con la comida que eliges para este momento del día.

44

Come varias porciones durante el día:

El secreto de la dieta está en consumir menos calorías de las que pierdes durante el día. Procura consumir 4 o 5 porciones de alimento para que tu apetito permanezca controlado y te sientas menos ansioso.

Almacena alimentos saludables en tu cocina:

Para ti sería doblemente difícil mantenerte en una dieta si lo único que encuentras en casa es comida chatarra. Almacena frutas y verduras frescas, proteínas y otras comidas permitidas en tu programa de alimentación.

Nunca omitas el desayuno:

Aunque muchas dietas recomiendan no desayunar, es un gran error. Dejar de consumir el primer alimento del día hará que te sientas más hambriento durante el resto del día y que tu cuerpo sienta la necesidad de recibir más alimento.

Ve con calma:

Naturalmente, cuando entras en una dieta quieres ver los resultados tan pronto como sea posible, pero si no sucede, no te desanimes. Perder la cantidad del peso puede ser un proceso lento, dependiendo del funcionamiento de tu organismo. Mantén tus expectativas de una forma realista.

Duerme bien:

Cuando una persona tiene dificultades para dormir o no dedica suficiente tiempo al descanso, el cuerpo produce sustancias que estimulan el apetito. Descansar lo suficiente te evita momentos de ansiedad durante el día.

Evita el exceso de bebidas alcohólicas:

El licor contiene calorías vacías que pueden alterar tu peso porque el cuerpo no las usa para convertirlas en energía sino que inmediatamente se transforman en grasa. No te excedas en el consumo de este tipo de bebidas y naturalmente, evita ingerirlas a diario.

4

Mantén un registro de los alimentos:

Cuando te tomas el tiempo para llevar cuenta de lo que consumes y en la cantidad que lo haces, te harás más consciente de lo que le estás dando a tu cuerpo, además, este tipo de herramienta puede aumentar tu motivación; mantén también un registro semanal de tu peso.

Consigue un equipo de apoyo:

Las personas más cercanas a ti deben estar informadas de las cosas que puedes o no comer para que logren ayudarte de una forma efectiva. Si tus círculos sociales te ayudan a evitar las tentaciones durante la dieta, seguramente podrás tener resultados mucho más evidentes y en menos tiempo.